martes, octubre 14, 2008

Mínimo 4 años de experiencia antes del posgrado

Antes hemos mencionado aquí como "recomendación" que los egresados de cualquier área del diseño adquieran experiencia profesional antes de ingresar a una maestría -y desde luego al doctorado. Aquí elaboraremos las ventajas de este consejo:

Ventajas de tener experiencia profesional antes de iniciar el posgrado:

1. Descansas un tiempo del formato de clase. Al salir de la licenciatura veo a los alumnos ya agotados de tomar clases. Imparto el último taller de diseño, luego de que los alumnos han asistido a cursos durante 4 a 5 años de tiempo completo, y siempre observo la tendencia al agotamiento escolar. El salir a trabajar en la industria da al alumno muy valiosas experiencias de aprendizaje en otro formato, sin pasar horas en una aula de clase.

2. Aprendes a aplicar lo que has aprendido. Es común que los alumnos digan que en la escuela no se adquieren las habilidades prácticas. ¡Y está bien! La escuela es un espacio académico de aprendizaje, de prueba-error, de experimentación en la que adquirimos los principios que después debemos aprender a aplicar en situaciones de la vida real. Una vez sabiendo caminar hay que empezar a correr.

3. Valoras el dinero. Una de las mejores experiencias al salir de la licenciatura (o antes de preferencia) es cuando te das cuenta que puedes vivir bien de tus ideas. El empezar a ganar dinero por tu actividad profesional es una gran satisfacción que nadie debe perderse.

4. Conoces gente. Cambiar de medio social es positivo y un gran potencial profesional. En el trabajo empieza uno a conocer colegas, proveedores y hasta opositores de quienes uno aprende mucho -y no solamente lo relativo a la profesión, también cosas más generales sobre la vida.

5. Encuentras temas y preguntas de tu interés. No es lo mismo haber tomado un semestre sobre un tema cualquiera, que ya vivirlo en toda su dimensión en la profesión. Por ejemplo, si tuviste un mal profesor de ergonomía, en la aplicación profesional aprendes (a la mala) sobre el tema. En resumen, el trabajar directamente con cada área del diseño te permite decidir hacia dónde quieres especializarte en el futuro. Este punto es especialmente importante porque muchos recién egresados están muy confundidos sobre lo que quieren hacer, y los primeros tres o cuatro años profesionales son importantísimos para definir esta trayectoria. Entonces si en el posgrado puedes dedicarte a estudiar/ampliar estos temas que te interesan y a los que les vas a dedicar al menos un par de décadas de trabajo.

6. Te das cuenta lo que sabes y lo que no sabes. Es típico del recién graduado del diseño que vive en un dilema: por un lado asume que "no sabe mucho de nada", se asume como "generalista", pero por otro lado esta ignorancia típicamente le hace pensar que sabe más de lo que realmente sabe. Es una dialéctica curiosa. Y nada como las pruebas de fuego de la vida profesional para darle una perspectiva sobre sus competencias reales y las imaginarias. El peligro, de hecho, es que a menudo el profesionista encuentra su 'nicho' y se encasilla en una práctica profesional que le da ingresos pero le quita la necesidad de continuar creciendo y de cursar el posgrado.

7. Aumentas tu cultura y tu lenguaje. Hay cosas (muchas cosas) que se aprenden en la práctica diaria profesional y que nadie ha formalizado en materias escolares. Al aula escolar solo llega un fragmento muy pequeño de toda la riqueza conceptual y vivencial de la realidad. Limitarse a comprender el mundo desde el aula escolar es muy peligroso. El estado ideal es una mezcla entre formación formal y experiencias prácticas en la profesión. Si falta la práctica, tenemos un conocimiento académico, y si falta la formación estructurada escolarizada, tenemos una práctica profesional pobre y falta de reflexión.

8. Tu aprendizaje en el posgrado de vuelve significativo. Esto es clave: no es lo mismo llegar a la maestría únicamente con la experiencia de la licenciatura, que el traer ya la experiencia profesional. Incluso para quienes impartimos cursos o asesoramos tesis de maestría, es interesante trabajar con alumnos que vienen de la industria y que pueden validar, enriquecer y criticar los contenidos.

En fin, las ventajas de tener al menos 4 años de experiencia profesional antes de iniciar la maestría son muchas. Algunas ventajas valen por sí mismas: se adquieren durante esos 4 años, y otras ventajas se dan más tarde durante los estudios avanzados.

Y qué decir del doctorado. Lo más aconsejable es volver a la práctica profesional entre la maestría y el doctorado. Es más, aquí aprovecho para poner en duda el objetivo del doctorado únicamente como carrera académica: varios casos me han convencido que incluso un doctor en diseño puede regresar si lo prefiere a ser profesionista del diseño, obviamente será un profesionista mucho más avanzado que sus pares. Habrá pasado por un período de reflexión que en la práctica no es posible tener. Y esto ha de reflejarse en su visión del diseño (más que en sus habilidades concretas).

Con gran pena veo que la mayoría de los recién egresados de la licenciatura no entienden o no escuchan este consejo: muchos quieren seguirse estudiando a la maestría sin tener la humildad y la paciencia necesarias para primero "foguearse" en la industria.

Y finalmente una nota aclaratoria: hay de experiencias a experiencias. Tener 4 años de experiencia en una gran industria de manufactura es muy distinto a tener los mismos años de experiencia en una tienda o en un despacho de diseño haciendo "chambas" o proyectos menores. Lo ideal sería contar con práctica profesional en la industria... y en esto (quizá solamente en esto) coincidimos con Karim Rashid (en una entrevista en el libro "Designers are Wankers"de Lee McCormack).




Blogalaxia Tags:

1 comentario:

  1. Ricardo, ya estás haciendo el doctorado, verdad?
    Dónde lo estás haciendo?

    ResponderEliminar