miércoles, marzo 16, 2005

Bryan Lawson

Hoy tuve oportunidad de atender una presentación de Bryan Lawson que anda de visita en Sydney. El ha escrito varios libros, quizá el más conocido es "How Designers Think" . Pero hoy habló sobre otro libro: "Languages of Space"





Lawson habla bien, no presenta muy bien porque luego se desvía mucho del tema y en general no comunica bien las ideas, pero de que habla, habla. Hasta por los codos. Lo que era una presentación de una hora con preguntas se fue a casi dos apenas con tiempo para tres preguntas de los asistentes.

El tema principal de la charla fue uno bien conocido por (casi) todos los diseñadores y arquitectos: de cómo el ambiente material y el espacio diseñado determina el comportamiento de la gente y las relaciones sociales. Un tema pues que no es nuevo, ya los primeros arquitectos de la prehistoria manejaban el diseño de espacios (por ejemplo ceremoniales) para guiar el comportamiento de la gente (clases sociales, etc).

Y más recientemente el trabajo de la americana Jane Jacobs ("The Death and Life of Great American Cities") es quizá uno de los más significativos de la era moderna. De modo pues que el material no es nuevo. La presentación se basó mucho (demasiado?) en fotografías que Lawson ha tomado de buenos y malos 'ejemplos' arquitectónicos, desde el clásico ejemplo del Parc Guell de Gaudi (ya chole) hasta las afueras del cine Lido en Singapur (que usa en la portada del mentado libro, por cierto).

En ese sentido la presentación quedaba mejor si el auditorio fuera de estudiantes universitarios de diseño. Nos dejó pues con las ganas de oir más material de investigación al respecto. Cuando mucho Lawson mencionó que hay más de 600 artículos de investigación que demuestran una correlación entre mejoría de salud de pacientes y elementos de diseño de hospitales. Es decir, que se puede decir que en edificios de hospitales "bien diseñados" los pacientes sanan más rápido. Este es un tema re interesante y que muy pocos diseñadores de hospitales (y de cualquier otra cosa) toman en cuenta.

Una de las claves, según Lawson es que los estudios de ocupación ("Post Occupancy Evaluation") deberían hacerse al principio y no al final de un proyecto de diseño. Es decir, estudios de ocupación (o de uso) de diseños existentes. Lawson, por cierto, lleva 10 años metido en el diseño de hospitales en el Reino Unido.

En suma, lo más importante del trabajo de Lawson es que demuestra que el trabajo académico de investigación tiene un papel importante en la práctica del diseño. Fuera de la torre de marfil, es importante que cada decisión de diseño esté respaldada por resultados de investigación.

Así el diseñador puede decirle al cliente cosas realmente interesantes como "no solo mi diseño para tu hospital es más 'bonito', sino que tus pacientes sanarán más pronto!". Es pues en el uso de un diseño donde el cliente va a ahorrar dinero, no en la nómina del diseñador y no en la construcción, sino en el uso. Y para entender el uso y al usuario, hacen falta estudios serios.

Para quien tenga más interés en este tema, en este sitio se ofrecen fragmentos de una entrevista con Bryan Lawson:
http://195.92.246.148/nhsestates/design/design_content/floats/people/bryan_lawson.asp


1 comentario:

  1. Ricardo, me llama la atención -entre otros puntos-, tu conclusión sobre Lawson:
    "...demuestra que el trabajo académico de investigación tiene un papel importante en la práctica del diseño. Fuera de la torre de marfil, es importante que cada decisión de diseño esté respaldada por resultados de investigación [...]
    Hace un par de años, programando compromisos con investigadores de UAM, uno de ellos suspiró y dijo: " la verdad uno está tan a gusto en su torre de marfil..." El comentario me dejó sin habla, porque lo que yo esperaba era justo lo contrario: una actitud por lo menos inquieta donde los interlocutores asumieran compromisos sin pensar en los puntos académicos que les granjearía hacer actividades externas, pero sí en la urgencia de vincularse al mundo externo. A la gente de a pie, vamos.

    Poca investigación se hace en México y mucha menos se comparte. Insisto que el esfuerzo que se realiza para ser publicado por la casa editorial de una universidad, tener una presentación, que te aplaudan los colegas y 11 alumnos distraídos, es estéril. No para el CV del diseñador-investigador en cuestión, porque se promueve dentro de la estructura académica, sino para el medio donde se desarrolla, donde vive, donde se mueve y se tropieza a diario por lugares y servicios ausentes de diseño.
    Si la investigación no sale a la luz pública, mucho más largo será el camino para que tenga un impacto en la industria, en la vida cotidiana de algunos miles. El caso de los hospitales es muy concreto. Punto de inicio para la reflexión.

    ResponderEliminar