martes, octubre 06, 2009

Hacia un diseño "desmaterializado"

Mis posturas en la discusión del "diseño desmaterializado":
  1. Como siempre lo digo, gente mucho más brillante que yo ha discutido estas ideas de manera seminal. El gran visionario Bucky Fuller acuñó el término "ephemeralization" (¿será efimerización?) para referirse a cómo la eficiencia productiva es capaz de optimizar los recursos de manera sorprendente para "cada vez hacer más con menos". Quizá como principio es cierto, pero ya en la realidad del siglo xxi creo que nos queda bastante claro que el problema no es de eficiencia o de optimización. Si así fuera, simplemente no habría pobreza alimentaria en el mundo, ya que tenemos la capacidad para producir más alimentos de los necesarios. Calderón acaba de anunciar que tan solo en el 2008 en México pasamos de 14 a 20 millones de 'pobres alimentarios': seis millones más de mexicanos que no tienen ni que comer, literalmente. En tan solo 1 año.
  2. Vivimos en un paradigma dominante, todavía 'invisible' para muchos (es decir, no cuestionado) que podríamos resumir como: "tener más es mejor". Otro coche, una casa más grande, más zapatos, otra lap... es un barril sin fondo que consume todo lo que producimos. Trabajamos largas jornadas para obtener dinero insuficiente para comprar cosas que no podemos pagar, que no necesitamos, que consumen recursos no recuperables y que desechamos en poco tiempo. Este paradigma es insostenible, y los diseñadores industriales en buena parte somos piezas clave de la maquinaria de hiper-consumir, más, más, más... sin límite!
  3. ¿Cuál es el futuro del diseño industrial? ¿Qué futuro tiene una profesión que fue creada con el fin de incrementar la producción y el consumo de productos industriales? Si los diseñadores industriales se ocupan de perpetuar un paradigma insostenible... ¿es posible realmente imaginarnos un "diseño sostenible"? ¿O quizá lo sostenible es el anti-diseño: que disminuya el diseño y la fabricación de productos? Estas preguntas pueden usarse para plantear un "diseño anti-material"...
  4. Ante una contingencia sanitaria, por ejemplo, ya vimos que las actividades cotidianas tienen a desmaterializarse: en el futuro probablemente continuemos haciendo lo mismo, sin la necesidad de reunirnos físicamente. Ya no por elección, sino quizá por una emergencia de salud, social, climática, etc... 
  5. El verdadero dilema, creo yo, está en la resistencia que los mismos diseñadores oponen por naturaleza a un cambio radical de la profesión. Es paradójico porque se trata de una profesión creativa, pero a la que le cuesta mucho trabajo redefinirse. "Nosotros diseñamos cosas" y de ahí es difícil sacar a alguien con amplia experiencia. Y para no divagar me voy a ir a un punto muy muy concreto: aprender a programar. Aprender un lenguaje de programación no es algo normal para los diseñadores industriales (con énfasis en la palabra "normal"). No lo ve un diseñador como parte de su repertorio profesional. Y sin embargo, la evolución del diseño industrial de lo físico a lo digital, es inimaginable sin una competencia como ésta.
  6. Terminaría planteando así mi postura-dilema: "¿Deben los diseñadores industriales incluir los lenguajes de programación en su caja de herramientas, o bien al desmaterializarse de esta manera dejan de ser diseñadores industriales?"




Blogalaxia Tags: ,





1 comentario:

  1. ¡Oye! Que bueno está tu blog. Gracias por compartir esta información y reflexiones, tan necesarias.

    ResponderEliminar